PDF Imprimir E-mail
 

DEHESA: UN ECOSISTEMA ÚNICO

La dehesa es un ecosistema resultado de la transformación del bosque mediterráneo original por el hombre durante milenios, con el objetivo de maximizar la diversidad de sus producciones sin comprometer la viabilidad ambiental en el tiempo del propio ecosistema.

Etimológicamenta dehesa viene de “defensa”, en el sentido de que se trataba de terrenos acotados y reservados para la ganadería. Pero la realidad de la dehesa ha superado con creces este significado.

La dehesa es, pues, un bosque semi-natural pastoreado. El resultado es un sistema agrosilvopastoral de bosque tipo sabana, con arbolado de Quercus (Ilex y Suber) y pastizal, complejo y multifunctional, en el que, además de sus uso ganadero y forestal, se lleva a cabo un aprovechamiento múltiple (pastos y otros forrajes naturales, leña, frutos, corcho, caza, pesca, carbon, agricultura, etc.) y donde sus elementos interactúan de forma beneficiosa en términos económicos y ecológicos.

Son además sistemas agrarios resilientes que han sido capaz de adaptar la productividad del medio a condiciones edafoclimáticas adversas, como suelos porbres y clima extremo, y que resultan de vital trascendencia para los ciclos del agua, la reposición de los nutrientes del suelo, la regulación de la temperatura y lucha contra el cambio climático, donde el pastoreo y la trashumancia desempeñan un papel crucial (aquí link a nuestro doc de CC del MCNC)

El manejo de la dehesa enriquece enormemente la biodiversidad local al crear unos tipos de habitats que no estarían presentes en condiciones naturales, que albergan gran variedad de especies específicas de flora y fauna. Por ejemplo, las comunidades de plantas herbáceas de las dehesas destacan por su elevadísimo número de especies, que es comparable al de los ecosistemas más ricos del planeta. E igualmente sustentan una variedad de fauna que no sobreviviría sin la existencia de la dehesa y el pastoreo. Es por ello que la EU considera las dehesas como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y la Directiva Hábitats exige su protección al considerlas “Hábitats Prioritarios” . Asimismo, la dehesa es ecositema paradigmatico que contribuye a que el Mediterráneo sea considerado como un hostspots de biodiversidad a nivel planetario.

La dehesa conforma, además, un “paisaje cultural”. Esto quiere decir que se trata de una fabulosa construcción de ingeniería social y que se asienta sobre un enorme acervo de conocimiento, historia, literatura, folklore, gastronomía, artesanía, tradiciones religiosas y espirituales, donde sostenibilidad y cultura van de la mano.

La dehesa se localiza exclusivamente en el cuadrante Suroeste de la Península Ibérica, y cubre casi 5 milones de hectáreas la mayor parte de ellas en España y el resto en Portugal (donde se denominan “montados”)

Dehesa de la Luz: Primera Dehesa Cultural de Europa.

La Dehesa de la Luz está en el municipio de Arroyo de la Luz, en la provincia de Cáceres dentro de una región del Suroeste de España llamada Extremadura, región con la mayor superficie de dehesa del país. Se encuentra situada en una ruta excepcional, entre la ciudad de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad y una de las más soberbias construcciones romanas de Europa, el Puente romano de Alcántara.

La Dehesa de la Luz es la primera “Dehesa Cultural” de Europa. Con ello se quiere mostrar que la dehesa es una “construcción de ingeniería cultural”

Y se propone dar una visión global e interrelacionada de los distintos aspectos que la integran: recursos físicos, producción de bienes y servicios comerciales y ambientales, formas de explotación, relaciones sociales, evolución histórica, perspectivas futuras, etc.

Además quiere mostrarse a la Dehesa de la Luz como parte del contexto cultural común del Suroeste de la Península Ibérica.

Dehesa Cultural: una Dehesa de emociones.

Para comprender la idea de Dehesa Cultural se propone la oportunidad de vivir experiencias que produzcan emociones positivas que nos permitan entender su sentido y valor como productora de bienestar para el ser humano.

Asi se propone un proyecto de turismo interactivo y formativo que oferta:

o una serie de rutas donde la La Dehesa de la Luz, puede recorrerse a pie, en bici y a caballo a través de su mar de encinas y alcornoques.

o Conocer la gestión de la dehesa y razas autoctonas en peligro de extinción.

o Practicar la pesca de tenca y carpa en sus más de 20 charcas

o Avistamiento y observación de avifauna e ictofauna

o Visitas a uno de los tradicionales talleres de alfarería y creación de piezas barro.

o Vistas a las huertas ecológicas locales.

o Rutas nocturnas de observación de estrellas.

Contexto de la Dehesa de la Luz:

El espacio donde se ubica la Dehesa de la Luz ya se utilizaba desde el Neolítico como zona de pastos, conformándose con el paso de romanos, visigodos, árabes y, consolidándose definitivamente como sistema dehesa con la reconquista cristiana

de esos terrenos, ya que el pastoreo se erige como la herramienta más eficiente para repoblar estas zonas de baja productividad, con un escaso número de personas disponible. La Dehesa de la Luz formará parte pues, de los pastos de invierno y otoño para los rebaños que trashumaban entre Norte y Sur de España y que dará origen a la soberbia Red de 125.00 Km de Vías Pecuarias aún conservada en España.

Hoy la Dehesa de la Luz, es un mar de encinas y alcornoques que ocupan 977 hectáreas en un perímetro de 18,6 kms, donde el visitante puede conocer a través de actividades y experiencias la singular riqueza natural y cultural que ofrece.

Riqueza natural.

La Dehesa de la Luz es un mosaico de hábitats producto de la combinación de dos factores clave: su peculiar geomorfología y su manejo agroforestal que genera diferentes fuentes de alimento y refugio para flora y fauna. Este mosaico se compone de pastizal, arbolado, matorral, afloramientos rocosos y medio acuático con más de 20 charcas y arroyos estacionales. También es reseñable la presencia de elementos construidos, como paredes de piedra y ruinas de antiguos edificios, todo lo cual sirve de refugio a numerosas especies.

Es por ello que parte de su superficie está integrada en la en la Red Natura 2000 y declarado LIC (Lugar de Interés Comunitario).

Entre la diversidad de especies de flora, solo en los pastizales se estima que existen unas 200 variedades de gramíneas, leguminosas y compuestas. las formas del relieve y la frecuencia de uso por el ganado determinan el llamado “efecto vaguada” por el cual sedimentos y nutrientes son exportados desde las zonas altas a las bajas, que albergan sus propias comunidades vegetales y animales. En los pastos de suelos profundos y escaso pastoreo aparecen algunas especies amenazadas, donde destacamos varios tipos de orquídeas.

Asimismo la Dehesa de la Luz acoge un elevadísimo número de especies animales. La gran diversidad en tamaño y edad de los más de 30.000 árboles presentes en la Dehesa (unos 600 alcornoques y el resto encinas) constituyen un estrato clave para la biodiversidad, creando el hábitat idóneo para ricas comunidades de insectos (como mariposas nocturnas y diurnas) y especies arborícolas, como el agateador común, trepador azul, oropéndola y cuco). Los pies envejecidos y con orificios sirven de refugio a especies trogloditas tales como el cárabo, el herrerillo o el carbonero. Estos mismos refugios sirven también a diversos mamíferos, tanto roedores como carnívoros, y reptiles, especialmente el lagarto ocelado.

En el habitat rocoso en contramos numerosas especies de mamíferos pequeños (roedores, musarañas, erizos) y medianos carnívoros (tejón, zorro, gineta, garduña, meloncillo y comadreja) y de reptiles, como varias especies de lagartija (colilarga e ibérica) la salamanquesa, el lagarto ocelado y varias especies de culebras (bastarda, de escalera y de herradura).

En las abundantes masas de agua de la Dehesa existe una rica comunidad de anfibios (sapo común, partero ibérico y corredor, y las ranas común y de San Antonio, gallipato y el tritón jaspeado y reptiles que utilizan el agua o la vegetación circundante para su ciclo vital, como la culebra viperina, el galápago leproso, el eslizón ibérico y la culebrilla ciega.

Por otro lado, la Dehesa de la Luz es área de campeo para grandes aves rapaces y zancudas, como el buitre negro, buitre leonado y el alimoche y varias especies de rapaces cazadoras, como las águilas imperial, culebrera, calzada y el ratonero; la cigüeña negra y común, la garza real y, durante

el invierno, la grulla común y el cormorán grande se benefician de sus

charcas.

La mayor parte de estas especies se encuentran amenazadas y tienen sus áreas de reproducción en zonas serranas más inaccesibles, como en la vecina Sierra de San Pedro.

Razas ganaderas.

La gestión de la dehesa se basa en el pastoreo extensivo de ganado vacuno y ovino. De la leche de la oveja merina se obtienen los exquisitos quesos locales.

Algunas de estas ovejas son razas autóctonas en peligro de extinción como la oveja merina negra, ovejas merina precoz y la vaca blanca cacereña, así como burros cordobeses.

También existe ganado equino de varias razas, propiedad del Ayuntamiento y de los vecinos.

Arquitectura en piedra:

Una de las características más notables de la Dehesa de la Luz es la abundancia de grandes rocas graníticas que se concentran en la mitad oeste de la finca. Esto ha permitido históricamente a los pobladores edificar diferentes tipos de construcciones útiles para la gestíón de la dehesa tales como paredes, muros de contención, bohíos o casetas tan útiles para el manejo agrario como para la biodiversidad, al albergar numerosas especies. La Dehesa continen algunas preciosas edificaciones semi-naturales que integran elementos naturales y antrópicos, resultando. (fotografía de Susanne Schnabel de muros de piedra y formaciones graníticas.). En otras ocasiones el Sedum caespititium, una planta adaptada a la falta de agua, forma extensos mantos rojos sobre las rocas al iniciarse la primavera creando otro impactante efecto cromático (foto).

Existen también tumbas visigóticas excavadas en la roca en varios puntos de la Dehesa (foto).

Valores espirituales: Ermita de la Luz.

La Dehesa de la Luz es también centro espiritual al contener la ermita donde se encuentra la Virgen de la Luz patrona del pueblo y que da nombre a la Dehesa. El edificio y talla actual de la virgen sustituyeron a los originales incendiados y

destruidos en 1808 por tropas francesas durante la guerra de la Independencia para desolación de los habitantes locales.

Cada año se celebra un romería en muy popular en la Dehesa para celebrar la vuelta de la talla de la Virgen a la ermita, tras pasar 9 días alrededor de Semana Santa en la Iglesia del pueblo. Esta romería es uno de los grandes acontecimientos locales y suponen un símbolo de identidad y una fuerte vinculación emocional del pueblo con la Dehesa.

En 2014 el Papa Francisco concedió a la Virgen y Ermita de la Luz el Año Jubilar, con lo que la Dehesa fue visitada por miles de peregrinos.

 

La penillanura configura este singular territorio, aquí podemos encontrar una de las zonas más nullrepresentativas de la dehesa extremeña. Un paisaje rico en flora y fauna, considerado santuario para numerosas especies animales.
Encinares, alcornocales, olivares y extensas dehesas se vannull sucediendo por estas llanuras en las que proliferan las charcas que alimentan y dan cobijo a su especie piscícola más preciada: la tenca, Según cuentan, el Emperador Carlos V se enamoró del sabor de la tenca arroyana cuando pasó por estas tierras en un viaje hacia Portugal, allá por la primera mitad del siglo XVI. Y cuentan que a partir de entonces, la tenca fue para siempre bocado de emperadores…
Gnulleomorfológicamente Arroyo de la Luz está encuadrado dentro de la penillanura trujillano-cacereña, con una gran uniformidad topográfica sólo alterada por suaves lomas en áreas muy concretas. Esta penillanura está formada por una gran superficie de erosión interrumpida, en el caso de Arroyo, exclusivamente en las estribaciones de lanull Sª de Santo Domingo (cota: 519 m. s. n. m.), límite natural entre los municipios de Arroyo de la Luz y Navas del Madroño. En ella también se localizan zonas alomadas y de riberos, conformando un paisaje único y diferenciado.
A pesar de la aparente monotonía y rigurosidad de estos parajes, aquí están nullpresentes numerosas especies tanto animales como vegetales. Cientos de especies aparecen en las proximidades de los humedales y charcas que motean de azul un paisaje de apariencia árida y que son un paraíso para los aficionados a la pesca.
Igualmente las zonas llanas de pastizal dan cobijo a diversas especies, zonas dedicadas tradicionalmente al pastoreo y al cultivo de cereales, que tras la cosecha se llenan de rebaños que aprovechan los rastrojos, base de la alimentación de sus merinas, de las que se obtienen sus famosos y exquisitos quesos.
Pnullero es sin duda la dehesa, uno de los mayores atractivos que posee el munnullicipio desde el punto de vista natural. Arroyo de la Luz ofrece amplias extensiones de terreno en régimen de explotación adehesada, cuyas producciones se hayan aún por optimizar con iniciativas de transformación y comercialización de sus producciones, y en especial todas aquellas que apuntan a actividades de diversificación.
Hay que tener en cuenta que la dehesa es un espacio natural de elevado interés y singularidad paisajística. El desarrollo de aprovechamientos relacionados con la dehesa marcan un rico elenco de alternativas económicas en Arroyo de la Luz. La dehesa se caracteriza por una nullperfecta simbiosis entre el hombre y el medio, generando un ecosistema autorregulado donde conviven los aprovecnullhamientos económicos y los equilibrios ecológicos.
Arte, naturaleza e historia se dan la mano en estas dehesas arroyanas. Más concretamente en la dehesa de la Luz han aparecido numerosos restos arqueológicos: monedas, prensas olearias, broches o hebillas visigodas o sepulcros antropomorfos, etc. Construcciones como la Ermita de Ntra. Sra. de la Luz, patrona de Arroyo, o los tradicionales bohíos se suman a la riqueza de estos  parajes, aderezados con numerosas leyendas que le otorgan más singularidad aún si cabe.
Pero Arroyo de la Luz posee también importantes recursos acuáticos, los numerosos puntos de agua rnullepartidos por todo el municipio suponen otro atractivo natural añadido; Charca Chica, Charca Grande, destacando los Embalses de Petit y la Charca del Lanullncho, espacios de gran valor medioambiental y paisajístico e integrados en la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario (LIC). Los LIC son todos aquellos ecosistemas protegidos con objeto de contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres en el territorio de los estados miembros de la Unión Europea.
El embalse de Molano es otro punto interesante desde el punto de vista ambiental. Su uso es de nullabastecimiento de agua para la población, pero al igual que los anteriores es un lugar fundamental de nidificación, apareamiento, cría y paso de numerosas aves; el avistamiento de avifauna e ictofauna, así como la pesca deportiva nullen estos lugares es muy común.
Podemos observar aquí un gran número de especies vegetales propias de la vegetación de ribera (alisos, álamos, adelfas, zarzales, mimbreras, etc.), así como numerosas especies de aves acuáticas (anátidas y zancudas) pues este territorio es un oasis ornitológico para multitud de especies, hablar de aves aquí es tarea obligada. El potencial de estas zonas en cuanto a turismo ornitológico se encuentra aún por descubrir, un potencial que sin duda snullorprenderá al visitante por la singularidad y pureza de esta zona. Especial importancia adquieren por su número los anidamientos de Cigüeña blanca (Ciconia ciconia), que construye sus espectaculares nidos en lo alto de árboles (principalmente encinas) y de las torres y campanarios de las iglesias, engalanando y confiriéndole una belleza singular al paisaje urbano arroyano.

A esta red de embalses y charcas le acompaña una densa red de arroyos distribuidos por todo el término municipal, con un marcado carácter estacional. Sobre estos destacan por su mayor envergadura los dos ríos que riegan el término municipal: el río Casnullillas y el río Pontones, ambos afluentes del río Salor. Hermosas vegas de huerta riegan Arroyo de la Luz, más de 3 kilómetros de huertas milenarias que ofrecen numerosas oportunidades en el campo de la agricultura ecológica.

El atractivo natural que ofrece Arroyo de la luz se aprecia en diversas rutas por el entorno natural del municipio que permiten la posibilidad de realizarse nulla pie, a caballo o en bicicleta. En su discurrir a través de interminables llanos, extensas dehesas, zonas de riberos y numerosas charcas, donde se cría la especie piscícola más preciada de estas tierras: la tenca, el visitante podrá conocer los distintos valores que este paisaje le puede ofrecer, a través de la vivencia de nuevas experiencias y sensaciones únicas en contacto con una naturaleza aún por descubrir. Un paseo en piragua por el Rio Pontones, la pesca en sus charcas y embalses, o aprender a montar a caballo, son experiencias que cualquier visitante puede vivir todo el año en Arroyo.

 
© Copyright 2010 Excelentísimo Ayto. Arroyo de la Luz | Todos los derechos reservados | Aviso Legal                  Número de Visitas: 6.308
Arroyo TV Certámenes Sede Electrónica